¿Qué es el peeling?

La palabra “peeling” significa descamación o exfoliación y consiste en la utilización de sustancias químicas sobre la piel para renovar sus capas y poder así eliminar imperfecciones y favorecer un color uniforme.

El peeling consigue una disminución de las arrugas, una piel rejuvenecida y bien hidratada, con una secreción correcta de grasa y una buena consistencia y luminosidad.

Normalmente se utilizan diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, resorcina, tricloracético, fenol, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico.

Los peelings se utilizan para corregir arrugas finas, medias o profundas, para tratar el acné (activo, leve o moderado) y sus secuelas, el fotoenvejecimiento, el envejecimiento cutáneo, la flaccidez, la piel fina y rugosa, la piel grasa, las manchas cutáneas, las queratosis actínicas, etc…

Algunos de ellos pueden utilizarse en verano.

Resultados

Según la sustancia química utilizada en el peeling, se obtendrán diferentes grados de exfoliación; cuanto más profundo es el peeling, mayor es el efecto obtenido. 

En general, ya desde la primera sesión se constata una mejoría del aspecto de la piel.

Las sesiones pueden realizarse cada 15 a 21 días dependiendo el número total de lo que queramos conseguir, así como de la profundidad del peeling.

 Se pueden combinar con otras técnicas como bótox, ácido hialurónico, hilos tensores…

Los resultados conseguidos son duraderos, aunque se recomienda hacer periódicamente sesiones de recuerdo para mantenerlos.

En Clínica Picornell Huelva te ofrecemos este tratamiento exclusivo.

Llamar para pedir cita

Give a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies